Ir al contenido principal

Entradas

Última entrada publicada

Poema nana

(*)
He atendido a tu desvelo tantas veces esta noche que, de camino a tu cuna, lo que siento son ganas de llorar contigo.
En cuanto sientes mis pasos tu llanto remite y solo gimoteas.
A tientas, busco tu manita y la envuelvo con la mía. Está caliente y suave, y se agarra a mí con esa presión que no parece propia de una bebé, tan pequeñita.
Busco la manta que ya no te cubre y la siento arrinconada por tu pataleo. Para recoger con ella tu cuerpo, te suelto; y tú protestas: vuelves a llorar.
Recupero tus dedos y siento esas uñas que vuelven a estar demasiado largas. Temo que te arañes el rostro.
Mi mirada se ha acostumbrado a la falta de luz. Puedo verte los ojos abiertos como lunas llenas y el morrillo apretado por el berrinche.
Acaricio tu mano, una y otra vez, mientras con el pie balanceo tu cuna.
Me miras. Te miro yo. Me miras, sonríes. Te quiero tanto… Anda, duérmete. Duérmete, niña. Me miras. Te miro yo, sonrío. Me miras. ¿Me querrás tú tanto?
Te oigo respirar profundamente. Al fin duermes. Esc…

Entradas más recientes

Imagen

Tipi-tapa

Imagen

El síndrome del desván perpetuo

Imagen

Como si nunca hubieran sido

Imagen

Dos zapatos bajo el árbol

Aghgggggh..

Imagen

La puerta del anillo mágico

Imagen

Con la pata quebrada y los pelos como escarpias

Imagen

Lullabies for me

Cortarrollos

Imagen

La caja de la heparina