Ir al contenido principal

Entradas

Última entrada publicada

Una estrella en mi jardín

Esta mañana me he despertado muy temprano y con la tristeza puesta. He abierto los ojos y he tenido la necesidad de identificar qué era lo que tenía tan en primer plano provocándome una emoción tan invasiva. En solo un instante he sabido de dónde me venía la pena y los ojos se me han llenado de lágrimas. 

En los últimos días he estado revuelta, pensando mucho en lo frágiles que son a veces los afectos, en lo rápidamente que identificamos lo que nos daña y el valor que damos a nuestra parte de razón; nos resulta tan gratificante sabernos los buenos que olvidamos que los otros a lo mejor no son tan malos. Con el pasar de los días, esto que nos pasa va perdiendo intensidad y restándonos seguridad; aquello que generó el conflicto se va enfriando, los ánimos calmando... y entonces ocurre que empezamos a echarnos mucho de menos y nos ponemos tristes. Unas veces no sabemos cómo recular, otras no creemos que tengamos que hacerlo, pero hay un lugar común donde podría producirse el encuentro y p…

Entradas más recientes

Imagen

Poema nana

Imagen

Tipi-tapa

Imagen

El síndrome del desván perpetuo

Imagen

Como si nunca hubieran sido

Imagen

Dos zapatos bajo el árbol

Aghgggggh..

Imagen

La puerta del anillo mágico

Imagen

Con la pata quebrada y los pelos como escarpias

Imagen

Lullabies for me

Cortarrollos