Cuando yo era mariposa

Y pensar que en otra vida yo era mariposa... Era chiquitina, de alitas azulinas con manchitas color ámbar. Y aleteaba entre las flores, saludando a las abejas... Vivía en los alrededores de Nanclares de la Oca. Nacía y moría cada día en los mismos montes, pero nunca lo supe hasta hoy que se lo he contado a mi hija mayor. Hay verdades que solo nos son reveladas ante un cuaderno con ejercicios de matemáticas de Secundaria sin hacer cuando ya el día no está para farolillos.

Pero es así: yo en otra vida fui mariposa y no tenía otro quehacer ni otro placer que el mero instante. Me sentía bella por defecto; la naturaleza no entiende de patrones porque lo bello es ser, estar y formar parte. Siendo mariposa me sentía importante sin hacer nada para ganármelo. Siendo mariposa la luz era suficiente y volar era... obligatorio.

Comentarios

Entradas populares