Personas así

No hay tantas. Qué va, qué lástima.
Por eso ante mujeres así, respeto y agradecimiento; si además es tu amiga, orgullo; un orgullo muy grande.

Nos habíamos citado hoy; una tarde de agosto que no lo parecía mucho.
Me ha recibido con una sonrisa. Está guapísima; le trasciende ser tan linda. Nos hemos dado un abrazo bonito, fraterno, compañero; uno de los de verdad.

Ella un te y yo un café; tan a gustito. Nos hemos contado las cosas. Ella en voz bajita, prudente, discreta y señora como es. Nos hemos reído de lo que nos haría llorar si no fueramos tan toreras ni tan jocosas ni tan dadas a la vuelta de tuerca que nos hace supervivientes de tanto despropósito. 

Me he llevado las manos a la cabeza más de lo que había previsto y he contenido los impulsos de besar los pies de mi interlocutora en varias ocasiones. No hay tantas personas así como ella por ahí. La honestidad y la coherencia me conmueven; esto me pasa desde siempre. 

Son malos tiempos para la lírica, que diría Bertold Brecht. Inmejorables momentos para el discernimiento sin imposturas, a pesar de un precio que solo paga quien tiene la cabeza y el corazón mirando al Norte; quien sin alardes arropa sus principios con la caricia de la lealtad, como si fuera algo común en nuestros días.

Personas así no hay tantas. Qué va, qué lástima. Con la falta que nos hacen.

Poema Malos tiempos para la lírica, de Bertold Brecht.

Comentarios